Mi Propia Aventura - Dia 05: Lunes 20

Alex Vojacek

CEO / Webmaster
Staff member
28 March 2010
4,185
261
118
46
www.tecnogaming.com
Melissa estaba Agotada a pesar de tener la cabeza llena de pensamientos dispares y de ideas conflictivas sobre toda la situación y sobre si misma pero descansar era ya una prioridad para ella.

Melissa durmió todo el dia completo mas su sueño fue profundo y productivo ya que muchas cosas se resolvieron solas en su cabeza. Después de una jornada de profunda meditación y descanso... Melisa se despierta con la mirada pasiva y amable de Sebastiam..

Sebastiam - Melisa, has dormido bien parece, ahora, si no es mucha molestia, que te parece si me cuentas que haces aqui?

Dia 05: Revelaciones
Este capitulo indaga sobre la historia y los origenes de nuestro personaje.

Recuerden que cada Dia es un dia real en la vida de nuestro personaje.
 

Alex Vojacek

CEO / Webmaster
Staff member
28 March 2010
4,185
261
118
46
www.tecnogaming.com
Cap 4: Luz.


Melissa estaba agotada, por lo que descansar era su primera prioridad, a pesar de tener la cabeza llena de pensamientos dispares y de ideas conflictivas sobre toda la situación y sobre si misma.
Durmió toda la noche, y todo el día siguiente y la otra noche también, mas su sueño fue profundo y productivo, muchas cosas se resolvieron solas en su cabeza. Después de una jornada de profunda meditación y descanso... Melisa despertó ante la mirada pasiva y amable de Sebastiam.

Sebastiam: ”Melisa, has dormido mucho y bien parece. Ahora, si no es mucha molestia, ¿que te tal si me cuentas qué haces aquí?

Entonces hizo click. Todo lo que ella venía acumulando desde que despertara sin memoria, todo lo que le había sucedido en esos tres días y sus noches de sueño intranquilo, finalmente se había acomodado en su cabeza. Todavía no sabía quién era, pero ante tantos eventos que había vivido ahora sintió como si hubiera crecido, como si Sebastiam no pudiera ser más peligroso que una araña espacial, el hecho de que la conocieran no pudiera ser más imposible que su escape, y así sentía que enfrentara lo que enfrentara, después de lo que había pasado podía salir airosa de cualquier situación.
Y el cambio se notó. No era un aire de superioridad, no es que ella se creyera mejor que los demás, sino simplemente una tranquilidad que no la iba a abandonar ni en los momentos más difíciles. No conocía a Sebastiam, pero confiaba en él, y por sobre todo confiaba en sí misma.

Melissa: “Sí, dormí muy bien. Gracias, Sebastiam. Bueno, para empezar, la verdad es que no recuerdo nada. Desperté en Perseus, sola. Arranqué la nave y encontré el curso hasta acá, aunque con un par de inconvenientes en el camino. Creo que es más lo que me podés ayudar vos a mí que lo que yo te puedo ayudar.”

Sebastiam estaba perplejo. Con voz algo entrecortada dijo: “Pero, ¿cómo arrancaste la nave? Mientras dormías la examinamos, ¡el trabajo de ingeniería es increíble! ¿De verdad lo hiciste vos? No es que no te crea, pero, bueno, siempre fuiste muy buena en ese tipo de cosas, pero nunca creí que tan buena. ¡Además lo de la araña! Siempre eras tan tímida, y mirate ahora.”

“Lo siento, Sebastiam, pero creo que la Melissa que conocías ya no existe. No puedo acreditar mucha experiencia de vida, pero sí experiencias notables. Ahora, por favor, ¿me podrías comentar un poco sobre de dónde vengo, cómo terminé ahí, y qué pasa con la guerra?”

Fue así que Sebastiam me lo contó todo. Yo era de origen humano, pero me había pasado al lado Birmen antes de que iniciara la guerra, porque creía que podía hacer algo para calmar las tensiones diplomáticas. Evidentemente era una idealista, y supongo que todavía lo soy. En cuanto a calificaciones no pasaba de analista técnica, aunque ahora que lo pienso mis conocimientos son muy superiores a eso, clara prueba la nave en la que había llegado. Al parecer había ido a Perseus a buscar una solución a la Muerte Negra, estudiando la tecnología de origen desconocido y nivel de avance descomunal que mantenía al planeta en órbita. Treinta y cinco años dice Sebastiam que estuve ahí, aunque mi cuerpo no parece haber envejecido un solo día, y de hecho está en muy buena forma. Finalmente, la nave era por una consulta que el doctor Von Hell necesitaba hacerme, pero se estrelló en el planetoide por un error de navegación. Las celdas de energía se deben haber agotado ya en tierra, manteniendo los sitemas vitales que nadie había apagado.
Todo esto me contó Sebastiam, y lo que más me sorprendió fue mi edad, aunque explicaba perfectamente mis conocimientos. Lo que no sabíamos era dónde estaba Von Hell, pero el arácnido de la nave me daba una idea de su destino. Pobre.
 

blueriver

Nivel Delta
16 August 2012
170
0
6
30
www.youtube.com
Tenes razon. Me olvide que tambien habia que cambiar de thread xD
Yo la verdad ya no me lo tomo mucho como un concurso. La historia ha llegado al punto en el que es mas grande que yo.

Alex, no puedo editar tu mensaje, así que pongo completo lo mío acá. Si me agarra el insomnio tal vez le pegue una revisada a la redacción, pero consideralo versión final.
Por cierto, no se me ocurrió dónde agregar que Melissa consideraba a los Birmen como su gente, por elección si no por nacimiento.


Ah, y volvemos al cap 1 xD



Cap 4: Luz y de vuelta a la oscuridad.


Melissa estaba agotada, por lo que descansar era su primera prioridad, a pesar de tener la cabeza llena de pensamientos dispares y de ideas conflictivas sobre toda la situación y sobre sí misma.
Durmió toda la noche, y todo el día siguiente y la otra noche también, mas su sueño fue profundo y productivo, muchas cosas se resolvieron solas en su cabeza. Después de una jornada de profunda meditación y descanso... Melisa despertó ante la mirada pasiva y amable de Sebástiam.

Sebástiam: ”Melisa, has dormido mucho y bien parece. Ahora, si no es mucha molestia, ¿que te tal si me cuentas qué haces aquí?

Entonces hizo click. Todo lo que ella venía acumulando desde que despertara sin memoria, todo lo que le había sucedido en esos tres días y sus noches de sueño intranquilo, finalmente se había acomodado en su cabeza. Todavía no sabía quién era, pero ante tantos eventos que había vivido ahora sintió como si hubiera crecido, como si Sebástiam no pudiera ser más peligroso que una araña espacial, el hecho de que la conocieran no pudiera ser más imposible que su escape, y así sentía que enfrentara lo que enfrentara, después de lo que había pasado podía salir airosa de cualquier situación.
Y el cambio se notó. No era un aire de superioridad, no es que ella se creyera mejor que los demás, sino simplemente una tranquilidad que no la iba a abandonar ni en los momentos más difíciles. No conocía a Sebástiam, pero confiaba en él, y por sobre todo confiaba en sí misma.

Melissa: “Sí, dormí muy bien. Gracias, Sebástiam. Bueno, para empezar, la verdad es que no recuerdo nada. Desperté en Perseus, sola. Arranqué la nave y retomé su curso hasta acá, aunque con un par de inconvenientes en el camino. Lo siento, pero creo que es más lo que me podés ayudar vos a mí que lo que yo te puedo ayudar.”

Sebástiam estaba perplejo. Con voz algo entrecortada dijo: “Pero, ¿cómo arrancaste la nave? Mientras dormías la examinamos, ¡el trabajo de ingeniería es increíble! ¿De verdad lo hiciste vos? No es que no te crea, pero, bueno, siempre fuiste muy buena en ese tipo de cosas, pero nunca creí que tan buena. ¡Además lo de la araña! Siempre eras tan tímida, y mirate ahora.”

“Lo siento, Sebástiam, pero creo que la Melissa que conocías ya no existe. No puedo acreditar mucha experiencia de vida, pero sí experiencias notables. Ahora, por favor, ¿me podrías comentar un poco sobre mi pasado, cómo terminé en Perseus, y qué pasa con la guerra?”

Fue así que Sebástiam me lo contó todo. Yo era de origen humano, pero me había pasado al lado Birmen antes de que iniciara la guerra, porque quería intentar algo para calmar las tensiones diplomáticas. Evidentemente era una idealista; supongo que todavía lo soy. En cuanto a calificaciones no pasaba de analista técnica, aunque ahora mis conocimientos son muy superiores a eso, clara prueba la nave en la que había llegado. Al parecer había ido a Perseus a buscar una solución a la Muerte Negra, estudiando la tecnología de origen desconocido y nivel de avance descomunal que mantenía al planeta en órbita. Treinta y cinco años dice Sebástiam que estuve ahí, aunque mi cuerpo no parece haber envejecido un solo día, y de hecho está en muy buena forma. Seguramente un efecto inesperado de orbitar un agujero negro. Finalmente, la nave llegó ahí por una consulta que el doctor Von Hell necesitaba hacerme, pero se estrelló en el planetoide por un error de navegación. Las celdas de energía se deben haber agotado ya en tierra, tratando de mantener los sitemas vitales que nadie había apagado.
Todo esto me contó Sebástiam, y lo que más me sorprendió fue mi edad, aunque explica perfectamente mis conocimientos. Lo que no sabíamos era dónde estaba Von Hell, pero el arácnido de la nave me daba alguna idea de su destino. Pobre.

La charla con la que sí tuve algunas dificultades fue la técnica. Todo el staff científico Birmen estaba ahí, y se suponía que yo hiciera una presentación de un documento que resumiera los hallazgos de mi investigación, con las descripciones de los experimentos realizados y sus resultados presentados como datos estadísticos. Obviamente yo no tenía nada de eso, y ni siquiera sabía qué había hecho durante mi investigación. Sin embargo, creo que los dejé conformes en lo que a mis hallazgos respecta, aunque quizá no tanto con mi actitud.
Les expliqué, pausadamente y teniendo que repetir varias veces aún los detalles más elementales, cómo contrarrestar la Muerte Negra. Básicamente el arma es una bomba de tachiones, que al explotar emite rayos tachiones en todas direcciones, los cuales arrancan bosones de la materia que atraviesan. Estos bosones, de distinto tipo según la materia de la cual provengan, eventualmente se transforman en bosones de Higgs, que al interactuar con el campo de Higgs generan masa. La masa, como demostró Newton hace ya 400 años, genera fuerzas gravitatorias. Son estas fuerzas gravitatorias, muy intensas en el área de explosión, las que empiezan a atraer la materia de todo alrededor, y si bien los bosones de Higgs que originaron la gravedad inicial desaparecen casi instantáneamente, el impulso que ese breve instante de fuertísima gravedad le dió a toda la materia circundante es suficiente para acelerarla y concentrarla en el centro de la explosión. Luego toda esa materia concentrada genera aún más gravedad, lo que atrae más materia, y así sucesivamente escala la situación hasta que el fenómeno se considera un agujero negro. No se exactamente qué parte se les hacía difícil, me hicieron repetir todo tres veces y explicarlo con dibujos.
También les dí un método para contrarrestarlo, una bomba de antibosones para que generen antigravedad con una intensidad igual y opuesta a la de la gravedad generada por los bosones de la Muerte Negra, evitando así que se produzca la concentración inicial de materia que luego escalaría hasta convertirse en esos monstruos espaciales. El problema, como les expliqué (aunque no estoy segura de que entendieran después de diez intentos), es que hay que calibrar la bomba, que en un ataque de creatividad decidí llamar Vida Blanca, para que la concentración de antibosones sea idéntica a la concentración de bosones, sino en vez de un agujero negro estaríamos creando una supernova. Y como no se animaban a calibrar las bombas a mano, ¡hasta tuve que escribirles un software que hiciera todo el trabajo de calibración por ellos! No sé cómo sé todo esto, pero lo sé. Por ahora íbamos bien con la charla, exceptuando mi paciencia.
Para peor, se atrevían a dudar. Querían ver mis experimentos, querían que les diera cifras. Yo no tenía nada de eso, pero la certeza que tenía sobre mis conocimientos era tal que los desafié a que probaran ellos mismos en sus laboratorios, como y cuantas veces tuvieran ganas.
Así siguió la cosa, hasta que, entre todos, preguntaron cómo podían recrear la Muerte Negra ellos mismos. ¿Acaso no habían aprendido nada? ¿Querían los Birmen volverse como los humanos? Me molesté, y mucho. Les dije que no iba a compartir con ellos conocimiento que sirviera para hacer daño a alguien. Por supuesto que me llamaron traidora, así que bloqueé el software de control de las Vida Blanca, y me dispuse a retirarme, cuando seis guardias me agarraron firmemente.

Otra vez era prisionera, pero esta vez de mi propia gente. Aunque yo ya no los consideraba mi propia gente, si su sueño era destruir a otra especie. Pedí hablar con Sebástiam, y asistió, pero con fuerte custodia. Ni siquiera aceptaron abrir mi celda, ni siquiera se acercó a la puerta blindada, tuve que mantener la conversación a través de los barrotes del respiradero de la puerta, parada e incómoda.

Sebástiam: “Melissa, ¿qué pasó? ¿Por qué no nos querés dar los medios para ganar esta guerra? ¿O ya te olvidaste que la guerra sigue, y que luchamos para sobrevivir?”
Melissa: “Lo siento, pero no voy a ver a los Birmen convertirse en lo que se convirtieron los humanos. Las guerras no tienen ganadores, Sebástiam, sino dos bandos que pierden, donde uno pierde mucho y el otro todavía más.”
Sebástiam: “¿Entonces preferirías vernos extintos?”
Melissa: “Ni una ni otra. Esta guerra va a terminar, pero voy a ser yo quien la termine, sin matar a nadie. No voy a dejar que muera nadie más, ni humanos ni Birmen.”
Sebástiam: “¿Y qué pensas hacer vos sola? Danos la información, y nosotros podemos terminar esta guerra rápidamente, para que no tenga que morir más gente en el futuro.”
Melissa: “¿Y a cuántos pensás matar en el presente para que no mueran en el futuro? ¿Queda alguien vivo en ese futuro que vos contemplás? No sé todavía cómo voy a detener la guerra, pero no va a ser a costa de la vida de nadie, ni de inocentes ni de culpables. Nadie va a morir si puedo evitarlo, pero más de uno va a perder bastante. Ahora sacame de acá antes que seas vos también uno de los que salga perdiendo.”
La expresión de Sebástiam, durante toda la conversación una mueca que pretendía inspirar lástima, cambió ahora a un nerviosismo extremo. Con voz temblorosa gritó “¡Guardias! Asegúrense de que esta traidora no escape. Quiero vigilancia las 24 horas. Todavía nos tiene que dar cierta información, así que no la lastimen.”

Así terminó mi día. Sin embargo no dormí preocupada, pues esta prisión no era nada comparada con la anterior. Sí me entristecí, y de nuevo pensé en la vieja definición de humanidad, el ser solidario, el preocuparse por los demás. Todo esto estaba mal. Tenía que escapar, sacar de su asiento de poder a Sebástiam, y luego hacer lo propio con el gobierno humano. Tarea muy difícil, pero mi tranquilidad no me abandonó.
Al menos estas cosas podían esperar, a diferencia de mi cansancio. De nuevo dormí una noche tranquila, a pesar de mi situación física, pensando en que ahora sabía un poco mejor lo que tenía que hacer. Lástima que estaba tan sola en todo esto. Ahí fue cuando me acordé de SteelSeries.
 

blueriver

Nivel Delta
16 August 2012
170
0
6
30
www.youtube.com
Editado, con cambios minimos. Sigue desprolijo para mi gusto, pero acabo de ver la pelicula Stranger Than Fiction, asi que no me atrevo a tocar nada por miedo a romper todo. Supongo que en la version final se puede revisar la redaccion.
 

juanigna

VIP
26 April 2011
2,578
222
88
37
Agrego lo que alcancé a escribir. No se me ocurría nada y salió esto, mucho sentimentalismo, tratando de ponerle un toque de realismo al diálogo. Quizás quede a mitad de camino para ser un capítulo entero, pero alguna idea o parte puede ser de utilidad. Blue, shhaapooooo, me encanta lo que escribiste. Salvo que lo hayas hecho torta a HellDoc .
Aquí mi relato:

Capítulo 4: (no se me ocurre nada )

Melissa estaba Agotada a pesar de tener la cabeza llena de pensamientos dispares y de ideas conflictivas sobre toda la situación y sobre si misma pero descansar era ya una prioridad para ella.
Melissa durmió todo el dia completo mas su sueño fue profundo y productivo ya que muchas cosas se resolvieron solas en su cabeza. Después de una jornada de profunda meditación y descanso... Melisa se despierta con la mirada pasiva y amable de Sebastiam..
Sebastiam - Melisa, has dormido bien parece, ahora, si no es mucha molestia, que te parece si me cuentas que haces aqui?

Melisa- Buen… ¿día? No recuerdo haber dormido contigo, ¿o si?... jeje, ¿Ey… por qué esa cara? ¿Tienen el sentido del humor atrofiado? Jeje, disculpa, es para mí el primer día que duermo tranquilamente en una cama sin preocuparme por sobrevivir, salir de un planeta abandonado, resolver un problema de ingeniería o hacer volar una nave estrellada. Digamos que mis últimos días han sido un poco estresantes. He aprendido a tomarme las cosas con humor; está claro que han sido muy pacientes conmigo, muchas gracias.

Sebastiam- No es nada, no te preocupes, solo que hace mucho que no te veíamos y hay muchas cosas en ti que nos resultan extrañas. No hemos tenido noticias tuyas en años. Tampoco hemos podido contactar con Helldoc, y casualmente, llegas aquí después de todo este tiempo en su nave, modificada, sin tripulación y con un alien adentro. Incluso es llamativo que el Doctor haya dejado en la nave a ese mamotreto de chatarra, su mano derecha.

Melisa- Hay algo aquí que no he dicho, aunque algo supongo que deben estar sospechando: no los reconozco, ni siquiera tengo una imagen suya, no recuerdo nada, ni a nadie. Tengo una laguna mental inmensa sobre que estaba haciendo, sobre las personas que aparentemente me rodeaban, incluso desconozco datos históricos, la guerra… suena raro lo que digo, pero… ¡Estoy completamente en blanco!

Sebastiam- ¿Recuerdas que estabas haciendo antes de quedar en este estado?

Melisa- No, nada. Desperté en Perseus y es todo lo que recuerdo. En estos días, evidentemente mi cabeza ha pasado por algunos procesos, porque siento mucho el cansancio, me agoto muy fácilmente, pero en contrapartida mis capacidades intelectuales son impresionantes. He resuelto cosas muy complejas con una facilidad increíble. No se si ya era así desde antes, pero digamos que me las arreglo bastante bien. Estoy sorprendida de hasta donde he llegado, y eso a su vez me da confianza para seguir. Lo único que me preocupa son esos sueños recurrentes que tengo. Siempre tengo flashes, imágenes de cosas, personas y lugares pero que nunca puedo reconocer. Tampoco puedo deducir que pasa en esos cuadros. El más claro de todos es el que tuve hoy, aunque estas imágenes creo que ya las había visto en mi sueño de la cámara criogénica. La verdad me agarraste recién volviendo en mí, no he podido pensar en ello…

Sebastiam- Contame todo lo que recuerdes, quizás te pueda ayudar…

Melissa- Estaba en un lugar blanco, todo blanco. Me veo recostada en una cama atada de pies y manos, inmóvil. Veo instrumentales, máquinas… incluso creo escuchar el beep intermitente que registra mis latidos rebotando en la habitación. Sin duda es una sala de cirugía… o algo así. Hay por lo menos 5 personas a mi alrededor, y alcanzo a divisar en el fondo, allá donde alcanzo a ver mis pies, un ventanal de vidrio tonalizado con varias siluetas detrás de él. La gente a mi alrededor, está escondida detrás de trajes blancos con máscaras, y para empeorar la cosa uno de ellos pone una luz enceguecedora sobre mi cabeza. Creo sentir en ese momento como si estuvieran acariciándome la cabeza, o no, en realidad se siente más como si estuviesen pasando algo con punta. Enseguida, me acercan a la cara una especie de careta con mangueras y una nube de gas me reduce la visión mientras sin éxito trato de deslizar los brazos para zafarme, gritando a viva voz… como si alguien fuera a detenerse ante mi pedido.

Sebastiam- ¿Pero como pudiste llegar a este estado? ¿Quiénes eran esas personas? ¿Dónde estabas? ¿Cómo llegaste ahí?

Melisa- No lo sé Sebastiam, no lo se… recién ahora estoy atando cabos. Sin duda ese episodio es el que marque el final de la Melisa anterior y el comienzo de ésta, pero no logro recordar nada. Es muy reciente y mi cerebro no procesa más que lo que te cuento. Incluso con el viaje hasta aquí han pasado ya cerca de 4 años…

Sebastiam- ¡No es posible! ¿No sabes donde estuviste pero pudiste hacer funcionar una nave y llegar hasta acá piloteándola?

Melisa- Es más confuso para mí que para ustedes. ¿Les parece que yo quiero estar en este estado?
¡No puedo recordar nada! ¡No se siquiera quienes son mis padres, no se si tengo parientes! ¡Estoy en blanco maldición!... Per… PPerdón… la calma que tengo por momentos me abandona. Es muy desesperante, y trato de tomármelo de la mejor manera. Hay un puzzle que tengo que resolver, esto no es casualidad y estando nerviosa o alterada no lo voy a resolver. Empecemos de nuevo…

En ese momento le pregunto a Sebastiam qué es lo que ellos saben de mí para tratar de armar una idea. Según ellos soy una científica terrestre, que se ha unido a los Birmen por confluencia en los desarrollos de nuevas tecnologías...se ve que me gustan mucho los juguetes. Lo de terrestre queda en un segundo plano porque no saben decirme nada de mi familia, ni los lazos con otras personas. Simplemente caí aquí en un momento dado para revisar los conocimientos Birmen acerca de los Black Holes, y todo lo relacionado a la guerra con los humanos. Aparentemente no tengo personas apegadas aquí aunque sí me habré llevado algunos colegas. Me dicen que incluso he llegado a relacionarme con HellDoc, aunque él estaba enfocado a otra área, cosa que verifico en base a la "investigación" que llevaba viva en la nave... No mucho más que aportar realmente, cosas superficiales que si bien me completan huecos del día a día no me llevan a lo que fui, a lo que sea en lo que estaba trabajando o a por qué iban a tenerme en una sala de operaciones. Menos que menos a saber que estaba haciendo para que decidan jugar con mi cabeza, hecho que cada vez es más firme. ¿A quién pude haber molestado para que me hagan esto? Ahora que lo pienso, no quedan dudas... a alguien le hice algo que no le gustó... Tampoco me cierra que fue del paradero de HellDoc. ¿Será cierto que el robot era su mano derecha inseparable?¿Cómo pudo haberla dejado entonces? A ver… la nave tenía fijado el destino hacia aquí, pero cayó en Perseus. Todos sus habitantes salieron del planetoide incluidos los tripulantes de la nave, pero hasta aquí no llegó absolutamente nadie. Mmm.. veremos que pueden aportar aquí respecto del tema

AAgghhh... cuantos interrogantes... Por lo visto las respuestas a que pasó conmigo no las hallaré aquí pero algún dato tiene que haber que pueda serme útil. Probaré a indagar un poco más para ver si lo que hice hasta ahora tiene algo que ver con lo que hacía antes y atar cabos. Le relato a Sebastiam con más detalle aún lo acontecido en Perseus, los avances que he hecho para salir del planeta y los descubrimientos que hice respecto de la tecnología de la Black Death, espero despejar todas sus dudas y quizás ahí se abran más conmigo…
 

blueriver

Nivel Delta
16 August 2012
170
0
6
30
www.youtube.com
Juan, muy bueno! pero como no le diste final ahora lo vamos a hacer laburar a alex para juntar ambas partes jajajaja.
A HellDoc no necesariamente lo hice torta, puede tener otros destinos! Por ahi el loco habia salido de la nave a comprar birra y justo Melissa se desperto y le choriceo la nave.
 

Alex Vojacek

CEO / Webmaster
Staff member
28 March 2010
4,185
261
118
46
www.tecnogaming.com
Con todo el dolor por la historia de blueriver tengo que decir que voy a tomar este fragmento ya que el de blueriver es excelente para un estadio mas avanzado de la historia, estamos justo en la mitad y ya develó casi todos los misterios, sin embargo el tuyo es sentimentalista y encaja perfecto con el estado de animo del personaje, plus, no queria que melisa se pelee con los Birmen ya que a estas alturas queda claro que son mas que amigos, Melissa los quiere proteger.

Dos malos era demasiada oscuridad para resolver al final y se va a hacer interminable la historia.

Juanma: tu descripcion de la escena en donde a Melissa le borraron la memoria es sencillamente espectacular, crea por completo un nuevo enigma y este es a su vez mucho mas interesante que todos los demas, espero que podamos seguir a partir de aqui aunqe seamos nosotros 3 y nadie mas :)
 

Alex Vojacek

CEO / Webmaster
Staff member
28 March 2010
4,185
261
118
46
www.tecnogaming.com
Voy a agregar una porcion de Blueriver que llamó mi atencion, ustedes se postulan como los ganadores del concurso pero ya lo que mas me importa es ver como sigue la historia!
 

juanigna

VIP
26 April 2011
2,578
222
88
37
Noooooo... a mi me encantaba esa dualidad de los Birman!!!! Terminó épicamente!! Es más, es cortar mi final y pegar donde comienza la charla con los ingenieros Birman :D
 

juanigna

VIP
26 April 2011
2,578
222
88
37
Clarooo!!! Después los hacés reaccionar y los volvemos a la senda!:p
Igual, ya lo vi armado al post definitivo, 'ta bueno, solo que me gustaba más de la otra forma.
Una cosa que estaba descolgada, que traté de colgar y se volvióoooo a descolgar ahora es el trayecto de Helldoc y la nave. Iban de X a Y. X es "desconocido" e Y es Lavanda. Caen por accidente en Z. No puede ser que hayan salido de Y para volver a Y... eso me pareció colgado, corríjanme si entendí mal.
 

blueriver

Nivel Delta
16 August 2012
170
0
6
30
www.youtube.com
Puede ser, si iban a Z. Pero como lo planteamos, que cayeron en Z por accidente, tenes mucha razon. A menos que el tipo sea como Ryouga, personaje de Ranma 1/2, que el chabon salia a comprar algo al mercadito de la esquina y se perdia y terminaba en estados unidos y volvia como a los 5 meses.
 

Alex Vojacek

CEO / Webmaster
Staff member
28 March 2010
4,185
261
118
46
www.tecnogaming.com
Lo vamos a corregir en el relato final, Helldoc parte desde Lavanda en busqueda y exploración, luego termina su recorrido en Perseus donde se estrella y nunca mas vuelve, esa debería ser la historia oficial, ya que los Birmen nunca mas saben de el.
 

Alex Vojacek

CEO / Webmaster
Staff member
28 March 2010
4,185
261
118
46
www.tecnogaming.com
Ahora se desata la furia y la guerra contra los humanos. A partir de ahora, me voy a poner mas estricto con los relatos, voy a darles el pie inicial y les voy a contar brevemente de que trata el desarrollo de cada dia asi poodemos guiar la historia hacia el final.